sábado, 31 de diciembre de 2011

Origen de las Islas Canarias


Origen del Archipiélago Canario
El Hierro es la isla más joven del Archipiélago Canario, que está formado por 7 islas alineadas WSW a ENE frente al cabo Juby africano. El origen del archipiélago es compartido con las Islas Salvajes (Portugal) y con un conjunto de montes submarinos que son antiguas islas volcánicas erosionadas o futuras islas en fases muy tempranas de formación.


Las islas se encuentran justo en medio de corteza oceánica gruesa y antigua (180 Ma.) de la placa africana, y por lo tanto se encuentran alejadas de los márgenes activos de las placas tectónicas que son los responsables de la actividad de la mayoría de los volcanes de la Tierra (cinturón de fuego del Pacífico).

Pese a que se había propuesto una posible relación del volcanismo canario con una fractura tectónica que se asociaba con el origen del Atlas marroquí, y por lo tanto con una prolongación de una falla relacionada con actividad de borde de placa entre África y Europa, los estudios geofísicos más recientes parecen descartar la falla tectónica y sustentan un modelo de volcanismo intraplaca asociado a un punto caliente o pluma de manto (Carracedo, 2008). 






A lo largo de un trazo de casi 1000 km ( que empieza en los montes submarinos Lars y Anika, pasando por las Islas Canarias, hasta el monte submarino Las Hijas ) por encima de un punto caliente del manto, la placa africana se ha ido desplazando en dirección E durante los últimos 68 Ma., originando islas volcánicas de manera sucesiva.




Las Islas Canarias están ordenadas según su orden de formación y antigüedad, desde Lanzarote y Fuerteventura (20 Ma.) hasta El Hierro (1,1 Ma) siguiendo el trazado de la placa africana, que se mueve unos 12 mm/año por encima de la pluma de manto, y va clonando islas a medida que se mueve la placa y pasa el tiempo.




Según el modelo recientemente propuesto, la convección de borde inducida por el contacto entre el material caliente de la pluma de manto y el borde continental frío africano, generaría unas células convectivas que moverían el material ascendido de la pluma hacia el E, produciendo el volcanismo residual de las islas más maduras y alejadas del punto caliente activo (ahora en La Palma y El Hierro), como es el caso de las erupciones históricas de Tenerife y Lanzarote.





Este modelo de punto caliente como responsable del volcanismo canario coincide en gran medida con el volcanismo hawaiano, aunque con algunas variaciones relacionadas con el espesor de la placa (en las Canarias es antigua y gruesa, en Hawaii la corteza es más moderna y fina) y la velocidad a la que se mueve la placa sobre el punto caliente (en Canarias se mueve a razón de 0’12 cm/año, en Hawaii 10-12 cm/año), características que explicarían algunas pequeñas diferencias entre los 2 archipiélagos.




*Las imágenes han sido tomadas de diferentes artículos y presentaciones de internet de Carracedo, y se corresponden con las publicadas en 2008 (Los volcanes de las Islas Canarias: IV. La Palma, La Gomera, El Hierro)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada